ningun-dolor-esmas-fuerte-que-tu

Perdón por querer hablarte constantemente. Perdón por ponerme triste siempre que tardas en responder. Perdón si a veces digo cosas que te hartan. Perdón si a veces me vuelvo insoportable. Perdón si no me quieres hablar tanto como yo te quiero hablar a ti. Perdón por pensar en ti mucho y muy seguido. Perdón si te cuento de mis dramas sin sentido cuando a ti en realidad no te interesan. Perdón si me vuelvo molesto, solo soy yo, extrañándote.

lasombradelalma
Vendemos los sueños, los cuentos de hadas, las historias de éxito de una forma fantástica pero hemos olvidado decirle a los jóvenes que no está mal equivocarse, que no está mal ser infelices de vez en cuando, que no está mal intentar algo y no llegar al lugar deseado. La presión es muy grande para tener éxito pero no hay herramientas para manejar de una forma constructiva el amplio espectro de la vida y las emociones. Deberíamos decirle a todos que sean felices pero que no olviden saborear las lágrimas, paladear el dolor y agradecer cada fracaso que les enseñará todo lo que se necesita saber para transitar de buena forma esta misteriosa actividad que llamamos vivir.

La costumbre de ser feliz, Christian D. Guerrero.

Leer completo aquí - > http://wp.me/p4xBTJ-h8

(via aveliteraria)
javi-wichipirichi

Una vez, me preguntaron porque la gente se corta,que eso no tiene ningún sentido. Yo,mirando como mis mangas largas cubrían mis muñecas,contesté; Aveces creo que todas esas personas cuando se cortan vuelven a ser niños,es decir, ¿Sabes cuando te hacías daño de pequeño y tu madre enseguida venía a curarte? pues creo que es lo mismo. Creemos que al hacernos daño,alguien al que quieres mucho,vendrá y te sacará de todo tus problemas.Pero nos mentimos,sabemos que la única persona que realmente puede sacarnos de la mierda somos nosotros mismos,pero somos necios y ciertamente,masoquitas y es por eso que seguimos haciéndonos daños,porque tenemos esperanzas,queremos sacarnos todo el dolor,pero también sabemos que estamos destrozados y que no hay nadie para ayudarnos.